En los últimos años, la proactividad se ha convertido en una de las conductas más valoradas. En este post te explicamos las razones por las que es importante potenciarla en un equipo de trabajo. Eso sí, ten en cuenta que ser proactivo es un arma de doble filo si no se gestiona correctamente. En el equilibrio está la clave, te lo explicamos.

Razones para potenciar la proactividad en tu gestión de equipos

Existen muchos beneficios de impulsar una actitud proactiva en la gestión de equipos que hagas en tu empresa.

1. Más implicación y compromiso

Consigues que los miembros del grupo se impliquen más en las metas y en los objetivos de la compañía porque se sienten escuchados. De esta manera, logras reforzar su autoestima y la confianza en sí mismos, con lo que se sienten más seguros a la hora de realizar propuestas que mejoren los resultados.

2. Responsabilidad y confianza

Las personas proactivas tienen un gran sentido de la responsabilidad, anteponen sus valores a sus emociones y son responsables de sus actos. Ten en cuenta que la proactividad es una conducta no es una habilidad.

3. Mejora de la comunicación

Incentivar este tipo de conductas mejora la comunicación y genera un clima de confianza mayor en una empresa. El resultado es fruto de las aportaciones y acciones de todo el mundo. El éxito compartido sabe mejor y todos los participantes se sienten satisfechos cuando los objetivos se cumplen o, por el contrario, responsables cuando no se consiguen. Así, favoreces que todos los miembros busquen nuevas soluciones y se antepongan a los contratiempos o problemas que pueda haber.

4. La toma de decisiones es más acertada y un equipo más perseverante

Cuando cuentas con diferentes puntos de vista obtienes una perspectiva diferente de un determinado escenario. Tal vez, aquello que no habías previsto lo ve uno de tus colaboradores, y con una actitud proactiva aportará una solución y se adelantará a los problemas. De la misma manera, consigues que los miembros de tu equipo estén más motivados y hagan de la perseverancia su bandera para no rendirse.

5. Se mejora la positividad y el ambiente de trabajo

El resultado de fomentar la proactividad es un equipo más implicado, ilusionado y comprometido con la empresa y con su trabajo. Todo ello se traduce en un aumento de la positividad y la mejora del ambiente de trabajo, en actitudes más humildes a la par que conductas activas que buscan nuevas oportunidades.

La formación experiencial para conseguirlo

La actitud proactiva es muy positiva, pero como te hemos comentado, también puede ser un arma de doble filo si no se sabe gestionar de la manera adecuada. Todo el equipo tiene que remar en una dirección, de manera que todas las ideas tampoco son válidas ni se podrán aplicar, y nadie debería ofenderse por eso.

Como líder de un equipo, es importante que recibas una formación experiencial tanto tu como tu equipo. ¿Por qué? Porque de esta manera conseguirás las técnicas y las habilidades para gestionar equipos y estimular la proactividad de una forma adecuada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies