Gracias al liderazgo situacional, un líder empresarial puede adaptarse a las circunstancias concretas de cada momento. Este estilo de liderazgo es la clave para que influyas de forma efectiva en el comportamiento de otras personas y miembros de tu equipo.

Ventajas e inconvenientes del liderazgo situacional

A pesar de que el liderazgo situacional se adapta a todas las circunstancias, no se puede aplicar en cualquier situación ni garantiza siempre los mejores resultados. No obstante, aplicarlo te ofrece una serie de ventajas.

– Es muy intuitivo.

– Es una fórmula ideal para adaptarte rápidamente a los entornos que requieren cambios frecuentes.

– Puedes averiguar si el estilo que se está empleando es el necesario en esas circunstancias aplicando el sentido común.

Por el contrario, el liderazgo situacional también presenta algunos inconvenientes:

– Puede llegar a confundir por falta de consistencia.

Desvía el foco en una estrategia a largo plazo porque puede dificultar el establecimiento de prioridades.

Son circunstancias que hacen que este liderazgo se considere más un estilo de gestión.

Modelos de liderazgo

Puedes reconocer hasta cuatro modelos diferentes en función del desarrollo de los empleados. La clave es seleccionar el más apropiado para cada situación.

– Persuasivo: el líder define los roles y las tareas, pero solicita el feedback de su equipo y premia sus avances además de aceptar sugerencias.

– Delegador: el líder es el encargado de evaluar y detectar el talento. Delega algunas tareas y se da el máximo nivel de autonomía entre los colaboradores.

– Directivo: denota una alta preocupación por las tareas. El líder es el que toma las decisiones, ya que si se hiciera de otro modo se generaría temor y desconcierto entre los empleados nuevos.

– Participativo: tiene un gran interés por las relaciones y las personas, gestionando la toma de decisiones y el control de manera conjunta con el equipo. El nivel de motivación y la asunción de responsabilidades son mayores por parte de los trabajadores.

Es muy importante acertar con el estilo que se emplea y modificarlo en caso de ser necesario, pues despertará la confianza, el interés de los equipos y fomentará el desarrollo profesional.

¿Por qué apostar por el liderazgo situacional?

Este modelo de gestión es muy flexible, y eso hace que tenga una gran cantidad de adeptos. Sus características principales son:

Superación y motivación

El liderazgo, cuando se aplica adecuadamente, crea un ambiente laboral de respeto, confianza y autogestión. Por tanto, todo el mundo se beneficia de sus resultados

Personalización emocional y racional

Se ajusta al momento profesional del equipo y de los colaboradores, lo que mejora la eficacia empresarial y la organización.

Es 100 % adaptable

Con esta alternativa de liderazgo situacional puedes gestionar el cambio, anticiparte a algunas situaciones y llevar mejor cualquier tipo de imprevisto. Un líder situacional moldea su comportamiento y su nivel de apoyo teniendo en cuenta todas las circunstancias.

Mahatma Gandhi, John D. Rockefeller o Margaret Thatcher son algunos de los ejemplos de líderes situacionales más populares. Tu estilo de liderazgo situacional dependerá de tu experiencia y personalidad, pero con él podrás crear equipos de alto rendimiento, desarrollar su compromiso y gestionar el cambio de forma efectiva. Si no sabes por dónde empezar, ¡contacta con nosotros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies