¿Sabías que mejorar la calidad de la comunicación en los procesos de atención al cliente y durante cualquier tipo de entrevista es uno de los grandes retos que tenemos en las compañías? La revista Forbes nos avisa que cada vez optamos más por los procesos de escucha activa. El problema es que en numerosas ocasiones, solo nos quedamos con una parte del mensaje mientras nos centramos en nuestros propios pensamientos, sin ponerse en el lugar de la persona que nos está hablando. En este sentido, se pueden llegar a producir problemas en la comunicación. ¿Cómo lo podemos solucionar?

Cómo mejorar la escucha activa

Aunque seguimos lejos de tenerlo como algo predeterminado sí que es cierto que podemos utilizar algunos trucos para mejorar el proceso comunicativo que estamos desarrollando.

Por un lado, no emitas ningún tipo de juicio de valor, ya que una misma frase puede ser interpretada de maneras diferentes. Además, es importante que dejes que la persona con la que estás hablando termine su argumentación antes de realizar nuestra contestación. ¡Sé paciente!

Al mismo tiempo, mide con sumo cuidado cualquier tipo de intervención que estés haciendo, especialmente si eres de los que le gusta dar consejos. No olvides que puede parecer que estés entendiendo aquello que te están explicando, pero en realidad estamos totalmente en fuera de juego y en otros mundos. El resultado de estas técnicas puede ser mucho más satisfactorio si eres empático. Para ello, es recomendable que empieces la respuesta con parte de su explicación anterior para que se dé cuenta que lo estamos escuchando de verdad. ¿Te ha quedado claro?

El lenguaje no verbal es también capital para que mejores tu técnica. Mira a los ojos a la persona que te habla, evita cualquier tipo de distracción con cualquier suceso o factor. Importante que centres tu atención sin pensar en ninguna tarea.

Finalmente, no olvides ser sutil a la hora de realizar preguntas y no lleves a cabo ningún tipo de descalificación. Su importancia es tal que el 87 % de las personas que se divorcian afirman que la causa principal es la falta de comunicación.

Realizar una jornada de team building en Madrid y otro team building en Sevilla

Con todo, la escucha activa tiene enormes beneficios para la compañía. Se crea un clima de cercanía y de confianza que facilita el flujo de la comunicación. Suena bien, ¿verdad?.

Además, también nos permite captar con mayor precisión el mensaje evitando cualquier tipo de malentendido o desacuerdo. Al estar escuchándolo de forma total, el interlocutor puede entrar en confianza y eso facilitará que nos suministre un mayor número de información.

Incluso, podemos aprender de la persona con la que estemos hablando y adquirir nuevos conocimientos. Tendremos una mayor capacidad para tomar decisiones de forma justificada, ganarnos su confianza y estrechar los lazos de nuestra relación para darle la mejor solución y solicitar aclaraciones en caso de duda.

Si deseas ampliar tus conocimientos en la escucha activa no te pierdas las jornadas de Team Building que Conkistadores tiene previsto llevar a cabo. Será, además, una buena oportunidad para que implementes relaciones de networking con otros profesionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies