Cualquier tipo de compañía, independientemente de su nivel de ventas o de su popularidad, se enfrenta a una serie de riesgos que son ineludibles. Estos pueden ser de carácter natural (por ejemplo un terremoto o un tsunami) así como de carácter financiero, como las crisis económicas. No puedes hacer nada para evitar que sucedan, pero sí puedes estar preparado para actuar en consecuencia. Por esta razón, contar con una cultura de riesgos colaborativa que funcione correctamente es vital.

La importancia de la cultura organizacional

Por ello, la cultura organizacional te ayuda a gestionar de forma mucho más eficiente todos estos posibles riesgos y amenazas que dificulten alcanzar tus objetivos personales y los de tu empresa. Además, también te permitirá reducir gastos de rotación de personal puesto que te facilitará conseguir un mayor vínculo de los trabajadores a la compañía. Aumentará la fidelidad y, por tanto, la motivación y su productividad.

Sin embargo, no basta con el único deseo de contar con este tipo de organización, sino que debes tomar medidas para ponerlo en marcha, empezando por un director de riesgo, que será el encargado de iniciar este proyecto y aplicar las políticas que sean necesarias. Si se realizan las acciones correctas también se aumentará la proactividad de todos los trabajadores y se mejorará la adaptación de la propia compañía al entorno social y económico.

Price Waterhouse Coopers, una de las Big4 en términos de consultoría y auditoría, defiende tres componentes esenciales en una compañía: la alta dirección, el comité de riesgo y la auditoría interna. Aunque el responsable de la cultura de riesgos colaborativa se encontrará en la segunda línea, es esencial que sea una persona multidisciplinar ya que deberá interactuar tanto con la primera como con la tercera línea.

Las claves para implementar una cultura de riesgos en una empresa

Además de las acciones necesarias para la creación de este departamento, también debes asegurarte de que tu organización cuenta con unas características y unos valores necesarios para su puesta en marcha. El trabajo en equipo es absolutamente esencial ya que todos los componentes deben remar hacia un destino común, y además deben ser capaces de compartir información entre departamentos de una forma ágil y eficiente.

Por ello, tienes que mostrar dotes de liderazgo, pues va a producirse una importante fase experimental. La cultura organizacional no se crea en dos días, y los trabajadores deben saber que se van a cometer errores y que no pasa nada por equivocarse. También has de impregnar un carácter flexible porque el mundo cambia constantemente, y por tanto, hay que estar preparado para adaptarse a los cambios.

Por último, hay que empezar por el principio y no la casa por el tejado. Muchos emprendedores cometen el error de centrarse en el producto que venden, olvidando por completa a la propia corporación u organización. Por ello, si necesitas reforzar el vínculo entre los trabajadores de tu compañía, en Conkistadores te ofrecemos una jornada de team building en Sevilla, que a buen seguro repercutirá muy positivamente en tu empresa y su cultura de riesgos colaborativa.

imagen

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies